La experiencia de la bandeja de entrada: 4 áreas de enfoque

La bandeja de entrada de un suscriptor puede ser igual que un lugar muy famoso, es decir lleno de gente. Aquellos que se registran para recibir mensajes promocionales rara vez lo hacen para una sola marca.

Esto puede dar como resultado una batalla por la atención de los suscriptores. 

Si bien la mayoría de las marcas dedican mucha atención y esfuerzo a la elaboración de las asuntos y en el Pre-encabezado, este trabajo es a menudo mas al estilo «marca la lista de tareas» en lugar de diseñar una buena experiencia en el contexto del entorno de una casilla de correo.

Tomemos un momento para considerar la audiencia y sus objetivos. La experiencia de la bandeja de entrada a menudo es un proceso extremadamente rápido, donde los destinatarios realizan juicios de valor en un segundo y determinan si el mensaje se lee, se guarda para más adelante, se borra o se marca como correo no deseado.

Están buscando valor y relevancia, pero a menudo no se toman el tiempo para considerar cuidadosamente o internalizar el contenido. El objetivo de la marca es cerrar la brecha entre las palabras dentro de la bandeja de entrada y el valor que transmiten.

Centrándose en la experiencia en el contexto de una bandeja de entrada repleta de Emails, los especialistas en marketing pueden ser más eficaces para generar aperturas y clics.

Hay cuatro aspectos clave del contenido de correo electrónico contribuyen a una buena experiencia:

  • El remitente
  • El asunto
  • El Pre-encabezado
  • Frecuencia de envío

En este artículo, mostraremos cómo optimizar cada aspecto que contribuya a una buena experiencia de la bandeja de entrada.

La introducción a la bandeja de entrada y el storytelling en una línea

Antes de sumergirse en los elementos individuales que conforman la experiencia de la bandeja de entrada, establezcamos un contexto adicional.

A los suscriptores les gustan las ofertas por correo electrónico (y recibir una amplia gama de contenido para revisar), pero no quieren que interfiera con los correos electrónicos personales de amigos y familiares.

Hay que tener en cuenta que tener múltiples cuentas de correo electrónico se ha convertido en la norma.

De hecho, el suscriptor de correo electrónico promedio tiene dos cuentas de email, una a menudo dedicada a mensajes personales y otra designada para marketing y contenido promocional.

Muchos usuarios de correo electrónico también tienen cuentas de correo electrónico muertas que han abandonado o que raramente inician sesión.

Un estudio reciente de Return Path de 199 millones de mensajes entregados a 600,000 suscriptores encontró que el 24 por ciento de los buzones funcionaba como cuentas principales. Estos buzones de correo manejaban la gran mayoría de las lecturas pero también manejaban la mitad de todas las quejas.

Es importante tener en cuenta que la mayoría de tus suscriptores probablemente tengan una bandeja de entrada con un gran volumen de mensajes de marketing y ofertas.

Mientras revisan el contenido en busca de valor o incluso de una marca en particular, es importante dar una impresión positiva a medida que los suscriptores revisan cómo se está posicionando tu marca y tu propuesta de valor.

Aquí es donde entra en juego el storytelling en una sola línea. El asunto y el pre-encabezado deben ser compatible para crear un argumento convincente sobre por qué tus suscriptores deben dar el siguiente paso.

A medida que los profesionales crean elementos que se muestran en la bandeja de entrada, es importante aprovechar cada sección para establecer la oferta y el valor o interés.

Cada elemento debe considerarse y fluir al siguiente como una proposición cohesiva. A medida que diseñes tu storytelling de una sola línea, asegúrate que el contenido no sea repetitivo o inconexo, y el valor para el suscriptor sea frontal y central.

El Remitente

Este elemento de la bandeja de entrada le dice a los suscriptores quién eres y, a veces, proporciona un contexto para lo que estás ofreciendo.

El remitente reemplaza a la dirección de envío completa (marketing@tuempresa.com) y deben mantenerse corta, al punto y contener una marca clara. Hay límites de caracteres así que siempre tenlo en cuenta.

En la mayoría de las circunstancias, recomendamos una marca consistente, pero hay algunos casos en los que múltiples remitentes proporcionan más claridad y dirección.

El Asunto

Este es el enfoque principal para la mayoría de los marketers al redactar el contenido que llegará a la bandeja de entrada, y con razón.

El asunto es crítico al hacer una buena impresión e impulsar la apertura. Hay innumerables recomendaciones sobre cómo optimizar el asunto.

En lugar de profundizar en estos, me gustaría centrarme en cómo el asunto se relaciona con otros elementos. Ten en cuenta cómo fluye la información desde el remitente hacia el asunto y luego hacia el pre-encabezado.

Además, ten en cuenta el hecho de que muchos suscriptores no leen el asunto completo para cada remitente.

Presta especial atención a las primeras palabras o frases, muestra en primera plana la información clave y evita la repetición del nombre de la marca si es el centro de atención de los amigos.

Además, asegúrate de que los beneficios y las recompensas para los suscriptor sean claros. No asumas que los destinatarios ven el valor en tus mensajes. Use el asunto para mostrarlos.

El Pre-Encabezado

El pre-encabezado debe servir para un doble propósito. Para algunos clientes de correo (como Gmail, Outlook.com y Hotmail), el pre-encabezado se presenta en la bandeja de entrada y se puede utilizar para seguir impulsando los próximos pasos.

Dentro del panel de vista previa, ayuda a la transición al cuerpo del correo electrónico y ofrece información adicional sobre el contenido sin imágenes habilitadas.

El pre-encabezado debería tratar de unir el asunto y el contenido del cuerpo del email sin ser demasiado repetitivo. Dentro de la bandeja de entrada, esta sección de texto debe continuar la trayectoria del asunto o proporcionar valor adicional

Frecuencia

Si bien no está relacionado con la experiencia del mensaje individual, la frecuencia de envío y la presencia en la bandeja de entrada pueden influir fuertemente en la experiencia del suscriptor mientras revisan sus bandejas de entrada.

El envío excesivo y el contenido repetitivo pueden crear una impresión negativa de la marca, cancelar la suscripción e incluso provocar quejas de spam.

Resumiendo, ten en cuenta la frecuencia con la que aparecen tus mensajes en la bandeja de entrada de los clientes, el valor que transmiten como un todo y la apariencia de tu estrategia de mensajes en una forma colectiva.

Si un suscriptor realiza una búsqueda de tu marca dentro de su bandeja de entrada, ¿qué impresión tendría?

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.