Cómo crear buenos Emails Transaccionales de notificaciones

La mejor manera de fidelizar a un cliente es a través de su bandeja de entrada.

Para lograr dicho objetivo, el Email Transaccional desempeña un papel clave, siempre y cuando se respeten las pautas básicas que te hemos ido dando en Doppler Relay.

Como no podría ser de otro modo, las notificaciones por correo electrónico también están sujetas a una serie de requisitos en materia de forma y contenido. ¡Acerquémonos a ellos!

¿Qué son las Notificaciones por Correo Electrónico?

Los Emails Transaccionales de notificaciones son correos electrónicos que una plataforma web envía a los usuarios registrados en la misma para informarles sobre algún asunto de su interés.

Aunque la definición del concepto se aproxime bastante a la de los boletines informativos o newsletters, hablamos de cosas bien distintas.

Los newsletters se envían de manera periódica y abordan contenidos más generales, relacionados con cualquier aspecto del negocio o del sector. Además, la extensión de uno y otro recurso no tienen nada que ver.

Las notificaciones por correo electrónico ponen sobre aviso al usuario de cuestiones que, probablemente, no podría conocer por otra vía (sin entrar en la página web, por supuesto).

Estos emails se envían de manera automática cuando se da algún suceso que la empresa desea poner en conocimiento de sus contactos.

Esto puede ser desde la publicación de una entrada en el blog, un cambio en la imagen corporativa (o un cambio corporativo, sin más), una buena noticia para el negocio o una modificación normativa relevante.

Conviene precisar que este correo de notificación puede redirigir al lector a otros espacios.

Otra posibilidad de los emails de notificaciones, más habitual, por cierto, es la de enviarlos cuando el usuario realiza alguna acción en la web.

Es aquí cuando las notificaciones pasan a integrarse dentro de los populares Emails Transaccionales (desde luego, son populares para todos los que nos leen regularmente).

Pero tal y como gusta observar a los puristas, un correo transaccional simplemente confirma la ejecución de la acción.

Los emails transaccionales de notificaciones aportan esta información y, de paso, describen otros procesos o comunican información relevante aunque no directamente relacionada con la acción.

El mejor diseño para las Notificaciones por Correo Electrónico

El primer consejo que podemos dar para sacarle el máximo partido a los correos de notificaciones es el de ser lo más directos posible. No es un boletín, por lo tanto no podemos extendernos excesivamente.

Si el asunto es muy complejo, limitémonos a dar algunas pinceladas para, acto seguido, invitar al lector a descubrir más datos a través de un enlace.

Ten presente que el usuario no espera recibir esta comunicación, así que no podemos abusar de su paciencia o corremos el riesgo de que no vuelva a atender nuestros correos.

Ligado a lo anterior, los correos de notificaciones deben limitarse a una sola idea (o varias de ellas, a lo sumo, si están estrechamente relacionadas).

Esta idea puede ser una invitación a leer las condiciones de uso de la web (tras un registro), la notificación de servicios adicionales (tras una compra) o la existencia de mensajes sin leer, son algunas sugerencias.

No está de más señalar que cualquier notificación que envíes a tus clientes debe aportar algún valor a los lectores.

Estás haciendo uso de un canal de comunicación que, por norma general, los usuarios se toman muy en serio. ¡No desperdicies este potencial!

No podemos olvidar tampoco que los usuarios esperan recibir información muy concreta, casi totalmente individualizada.

Al fin y al cabo, el correo les llegará porque han realizado alguna acción en la web. El contenido del email transaccional de notificación debe personalizarse al máximo.

Y no, esto no se consigue escribiendo el nombre del usuario en cuestión en el contenido o el asunto del mensaje.

Por citar un símil algo más cotidiano, sería como si un repartidor de folletos publicitarios esperara mejorar la tasa de lectura de estos escribiendo los nombres que ve en los buzones. Hay que tomar en consideración los gustos y las preferencias de cada cliente.

Otro consejo a tomar en consideración es de ponerse siempre en la piel de los clientes. Ya suponemos que consideras que tus productos o servicios son los mejores del mercado o, como mínimo, pueden aportar mucho valor a los clientes.

Esto es lícito pero conviene pensar en cuál es la mejor forma de hacer llegar estas ideas a los usuarios.

¿Te gustaría leer un correo excesivamente largo? ¿Responderías a un email que abusara del estilo imperativo (haz esto o lo otro)? Responde tú mismo estas preguntas y actúa en consecuencia a la hora de preparar el contenido de los correos transaccionales de notificaciones.

El asunto, ese gran olvidado

Entonamos el mea culpa porque, como todos, nosotros también hemos infravalorado en ocasiones el asunto de algún mensaje.

Está más que estudiado que un buen asunto se traduce en mejores tasas de aperturas de correos. Esto vale tanto para los emails convencionales como para los transaccionales de notificaciones.

Sé creativo, original y, por qué no, un tanto literario, para captar la atención del lector desde el asunto. Por supuesto, el contenido del correo debe corresponder a su asunto. En caso contrario, ¡no habrá segunda oportunidad de convencer al cliente!

Las ventajas de los Emails Transaccionales de Notificaciones

Si se formulan correctamente, los correos de notificaciones aportarán una serie de ventajas a nuestro negocio.

Todas ellas serán proporcionales a la ambición con que hayamos acometido el diseño de los correos pero también pueden variar en función del modelo de negocio.

Sea como sea, si conseguimos mejorar la experiencia de los usuarios, los resultados comerciales no tardarán en mejorar de manera significativa y, lo que es más importante, sostenible.

Por otro lado, aunque los correos de notificaciones deben ser autónomos, es decir, no tienen por qué dar pie a que el usuario visite la página web o aplicación pertinente, no está de más recurrir a este recurso en alguna ocasión.

Esto puede aumentar el interés en nuestro negocio, siempre y cuando los enlaces lleven al usuario a leer algo de su interés (no perdamos nunca de vista esta necesidad).

Y si el usuario no realiza ninguna acción pero sigue abriendo y leyendo nuestros correos, lo habremos fidelizado. A largo plazo, es la mejor noticia.

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.