Cómo utilizar el Email Transaccional en las empresas de seguros

Construir una relación más fructífera y duradera con los clientes es el objetivo último de cualquier campaña de marketing, esto es más que evidente. No hay ningún sector económico que rehúya la posibilidad de estrechar lazos con los consumidores, en tanto es la mejor forma de asegurar una base comercial sólida.

Las compañías aseguradoras no son una excepción y por ello tienen mucho que aprovechar de los correos transaccionales. En cualquier caso, estas empresas presentan una serie de características propias que conviene tener presentes de cara a construir una estrategia apropiada.

Descubramos cómo mejorar el marketing empesas de seguros gracias al Email Transaccional

¿Qué valor agregado ofrecen los emails transaccionales a las aseguradoras?

Los seguros son un producto muy específico y que solo pueden comercializarse con éxito si se crea un clima de confianza para los usuarios.

Sí, estamos cansados de comprobar cómo los comparadores ¨online¨ muestran los precios más bajos del mercado y las coberturas de cada póliza. Sin embargo, el factor más determinante en la decisión final que tome el usuario no es otro que la confianza que le transmita una determinada empresa.

Es por ello que una buena campaña de marketing empesas de seguros no puede pasar por alto esta cuestión.

Los correos transaccionales son comunicaciones breves, regulares y personalizadas. No constituyen un canal de difusión masiva de información comercial sino un recurso totalmente adaptado a las preferencias de cada usuario.

Los consumidores, actuales o potenciales, valoran que las aseguradoras les ofrezcan condiciones no solo ventajosas en términos económicos sino que se ajusten mejor a sus necesidades.

El principal valor agregado que ofrecen los emails transaccionales es la capacidad de poder conectar directamente con el usuario para proporcionarle información exclusiva. Con el tiempo, el cliente se acostumbra a estas comunicaciones, lo que implica que su confianza en la empresa aumente.

Ligado a lo anterior, un usuario debidamente informado de los servicios de una compañía de seguros puede plantearnos dudas mucho más concretas, cosa que, posiblemente, no haría con una empresa que no se hubiera interesado por conocerle mejor.

En cierto modo, es como si la compañía diera el primer paso para interesarse por las necesidades de sus clientes, consiguiendo que estos se sientan más cómodos en futuras transacciones.

Lógicamente, para llegar a este desenlace es necesario que el contenido que acompañe los correos transaccionales destaque por su calidad y singularidad, aspectos que veremos a continuación.

¿Cómo construir una buena estrategia de emails transaccionales?

Lo primero que hay que tener presente a la hora de diseñar una estrategia de este tipo es qué uso vamos a dar a los emails transaccionales. Es perfectamente lícito limitarse a enviar estos emails cuando se ha producido una operación en nuestra web.

En este caso, el correo llegará al usuario cuando este solicite información, se registre en la web o contrate algún servicio, por citar las acciones más habituales. No es una mala estrategia pero puede quedarse algo corta, dado que las posibilidades los emails transaccionales van mucho más allá.

Por ejemplo, gracias al Email Transaccional, puedes enviar la poliza de seguro de cada uno de los clientes de forma digital, adjuntada en el correo transaccional. Como a su vez puedes enviar la factura mensual, y de esta manera 

De esta manera los clientes pueden esperar en sus casillas la factura electrónica, evitando así muchos problemas relacionado al correo tradicional. 

En todos los casos, esos correos no son nunca inocentes. Siempre los utilizaremos para reforzar nuestra imagen de marca, mostrando verdadero interés por resolver los problemas de nuestros usuarios.

Eso sí, para que cualquiera de estos emails llegue a buen puerto, la segmentación del mercado no es solo una opción comercial. Es evidente que, ante servicios tan sensibles para el bienestar de los usuarios como los seguros, no podremos conectar con todos los consumidores con un mismo mensaje.

El contenido de los correos transaccionales debe personalizarse al máximo, tomando en consideración las gestiones que ese usuario ya haya realizado con nosotros. Tampoco estaría de más intentar conseguir más información para asegurarnos de que le lanzamos los mensajes más apropiados.

Los cuestionarios son muy apropiados para ello.

La importancia de la atención personalizada

Los mensajes publicitarios convencionales se centran en destacar descuentos, buenas condiciones y, si es el caso, el plazo máximo para beneficiarse de una promoción.

Ocurre que, si un usuario no tenía previsto contratar un determinado servicio, difícilmente lo hará aunque su precio se reduzca con fuerza. Debemos prestar más atención a la realidad de cada consumidor para que todos los mensajes comerciales que le enviemos cuenten con ciertas posibilidades de éxito.

O, en el peor de los casos, que siga interesado en recibir comunicaciones por parte de nuestra empresa. Si aprecia que nuestros correos no se ajustan a sus preferencias, es cuestión de tiempo que acaben en su bandeja de ‘spam’.

Las pautas básicas para acertar con los emails transaccionales

Comercializar seguros implica combinar seriedad y cercanía, una realidad que cualquier profesional del sector podrá confirmar.

¿Cómo podemos mostrarnos cercanos sin renunciar a la seriedad tan necesaria en un negocio de este tipo? Los correos transaccionales deberán cubrir ambos aspectos tanto en su diseño como en su contenido.

Por lo que respecta al diseño de emails transaccionales, los correos no deberían abusar ni de los colores ni de las tipografías textuales excesivamente grandes.

En cuanto a su contenido, es preferible que sea lo más directo posible pero con algún guiño de tipo emocional (sentirse seguro, apoyado por profesionales…).

La recomendación anterior puede requerir de cierta creatividad por parte de los diseñadores (aunque lo más recomendable es siempre contar con servicios especializados) pero debe respetarse una imagen de referencia.

Los emails transaccionales deben condensar la esencia de una empresa, transmitiendo unos valores que puedan ser fácilmente identificables por el usuario. Repetir colores, tipografías, expresiones y mantener, asimismo, la misma distribución de la información en el mensaje, es una pauta básica para generar confianza.

Adaptarse con rapidez

Una buena estrategia de envío de emails transaccionales no se limita a programar dichos envíos para que lleguen de manera automática a los usuarios. Ello podría hacerse cuando se haya comprobado la efectividad de esta estrategia, es decir, cuando se haya comprobado que el diseño de nuestros correos es el más apropiado.

Aun así, el análisis de las métricas del email transaccional es una rutina que no puede eludirse, puesto que es ahí donde se verá en qué se está fallando, un paso imprescindible para corregir los errores. Desde luego, servicios integrales como los de Doppler Relay simplifican notablemente esta tarea.

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.