Analiticas del email transaccional: métricas fundamentales y KPIs que debe seguir

En Doppler Relay estamos decididos a ayudarte a construir una estrategia comercial única y eficaz con el email transaccional como auténtico eje central.

Es por ello que te desgranamos los secretos de este recurso de marketing y te damos las claves para que lo implementes en tu sitio web o ‘e-commerce’ en general.

No obstante, es muy posible que te hayas preguntado en más de una ocasión cómo podrás saber que el email transaccional está teniendo el éxito deseado.

A continuación, respondemos tu lógica cuestión mostrándote tanto las diferentes técnicas analíticas del email transaccional como las KPIs que deberías seguir de cerca. 

Métrica #1 : La Entregabilidad

¿Se están entregando los mensajes?

Puede parecer obvio pero, precisamente por ello, resulta indispensable corroborar este extremo. ¿Están siendo entregados correctamente nuestros envíos de email transaccional?

Se trata de un aspecto fácilmente comprobable, dado que basta con tomar el número total de mensajes enviados y restar aquellos que no han llegado a su destino por diferentes motivos. En nuestro panel de control, la entregabilidad es uno de los primeros datos que puedes observar al entrar a la aplicación.

A diferencia de otras KPIs del Email Transaccional, la entregabilidad no tiene efectos únicamente en lo que al aumento de las ventas se refiere. Para muchos usuarios, recibir ese mensaje es sinónimo de que la operación se ha realizado de manera correcta y ello les genera tranquilidad.

En otras palabras, ¡brindar una buena experiencia de usuario!

Consecuentemente, cuando el correo no llega se provocan dudas entre los clientes porque pueden entender que han hecho algo incorrectamente. Algunos contactarán con nosotros, otros intenterán repetir la operación y un número no menor podría vernos con desconfianza.

Otros importantes beneficios para nuestro trabajo de gestión es comprobar en qué medida los usuarios nos mantienen entre sus contactos o somos ‘víctimas’ de diferentes filtros.

El email transaccional carece de interés si no conseguimos hacerlo llegar a los clientes, de tal manera que mantener esa red es otra prioridad. También nos ayuda a conocer exactamente el número de usuarios con el que sí podemos trabajar activamente. Así podremos personalizar más los mensajes. 

Métrica #2: Clicks 

¿Se interesan los usuarios en el contenido del email transaccional?

Quizá sea una de las analíticas del email transaccional más complejas de rastrear y monitorizar. Efectivamente, saber qué porcentaje de los lectores hacen clic en alguno de los contenidos que hemos incluido en el mensaje es otro parámetro básico.

Si la recepción del correo es sinónimo de una base de datos actualizada, el número de clics indica si lo que incluimos en el mensaje es o no interesante para la mayoría de usuarios.

No lo olvidemos, el propósito de cualquier campaña de email transaccional es despertar el interés de los usuarios en nuestro negocio. Aquí incluiríamos tanto nuevas ventas como el simple hecho de que los clientes quieran informarse sobre lo que les ofrecemos.

Dicho de otro modo, el número de clics destaca entre las KPIs email transaccional porque nos ilustra en muchos sentidos. ¿El diseño es efectivo? ¿Introducimos contenidos interesantes? ¿Nuestros clientes desean saber más sobre nosotros? Preguntas todas muy pertinentes y que podemos resolver con esta métrica.

Ahora bien, además de valorar si hemos acertado con el diseño de los mensajes, no podemos dejar de examinar si los usuarios están respondiendo como deseamos.

Esto significa que el email transaccional no puede quedarse en una mera nota de confirmación, generada de manera automática para todos los clientes.

Debe ir más allá y ofrecer información que propicie un nuevo contacto del usuario con nosotros. Y como en el resto de variables examinadas, la evolución de los clics debe examinarse a largo plazo, observando cómo los cambios introducidos en algún momento han incidido en la tendencia general.

La búsqueda de la calidad

Posiblemente, de entre todas las analíticas del email transaccional esta sea la que mejor defina la calidad de nuestros mensajes. Si lo que se muestra no es relevante o no llama la atención, toda la estrategia creada a partir de esta base se desmoronará.

Por supuesto, el afán por ganar clics no debe llevarnos a confundir el email transaccional con el newsletter. Se trata de recursos complementarios pero diferentes, siendo la brevedad una de las características esenciales del primero de ellos.

Métrica #3: Taza de conversión

¿Estamos convirtiendo el email transaccional en ventas?

Sin duda, la tercera de las analíticas del email transaccional es la que más inquieta a más de un profesional. Efectivamente, la tasa de conversión puede definirse como la ‘madre del cordero’ de todo este proceso.

A fin de cuentas, además de llegar a los clientes y captar su interés, el trabajo realizado debe servir para mejorar nuestros balances e incrementar nuestro negocio. Con los matices que se quiera, los resultados que se observan en este apartado son los más determinantes para introducir modificaciones.

Si el mensaje ha llegado, ha sido leído y ha llevado al lector a nuestra web, el proceso debe culminarse con la acción que hemos buscado desde el primer momento.

No necesariamente tenemos que hablar de ventas sino que también es posible que persigamos que el usuario nos siga en alguna red social o conozca información relevante. En cualquiera de los casos, y en contraste con otras KPIs Email Transaccional, es el parámetro más difícil de reforzar.

Un célebre economista afirmó que ‘puedes llevar el caballo hasta el río pero no puedes obligarlo a beber agua’. Esta es la dicotomía que se nos plantea.

No es difícil ver que para que el email transaccional redunde en mejores resultados comerciales la página web (la landing page, vaya) debe acompañar.

Una estrategia de marketing online impecable puede verse truncada cuando se llega al sitio de destino si el diseño de este no se ha realizado correctamente. Una sugerencia para evitar este error es la de armonizar los diseños de los mensajes y las secciones de la página web.

Una imagen común es siempre sinónimo de profesionalidad y si el usuario ha respondido positivamente al email transaccional, posiblemente también lo haga con una web de similar acabado.

Tus armas para el éxito

Es evidente que para que el trabajo tenga los resultados deseados hay que armarse con los mejores recursos.

Por consiguiente, confía solamente en profesionales para mejorar cada uno de los KPIs Email Transaccional.

En cualquier caso, en futuros posts conocerás más trucos y recomendaciones para que el email transaccional no tenga secretos para ti.

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Etiquetas: Email Transaccional, KPIs,
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.