Los mitos de cambiar de proveedor de email transaccional

Los cambios siempre conllevan ciertas dosis de incertidumbre, algo que inquieta a partes iguales. No obstante, cuando pensamos en realizar modificaciones en la gestión de nuestro negocio, las dudas resultan todavía más importantes.

¿Realmente me interesa tanto efectuar ese cambio? ¿Se verá afectada mi empresa? ¿No será el proceso demasiado largo? En materia de marketing online, existen numerosos mitos infundados que impiden a los usuarios beneficiarse de mejores condiciones.

Y es que, los responsables de las pymes no quieren añadir más dolores de cabeza a su interminable lista. Por fortuna, desde Doppler Relay podemos asegurarte que cambiar de proveedor de email transaccional o de tus servidores SMTP no te causará molestias. Ahora te mostramos por qué.

Demasiado trabajo

Este es, sin duda, el tema más común. Para muchos, cambiar de plataforma de email transaccional o empezar a utilizar una por primera vez, es sinónimo de una inmensa carga de trabajo.

Ciertamente, si nos paramos a pensar en nuestras listas de contactos y en el resto de la información que debemos traspasar a otro proveedor, es muy difícil no agobiarse. Sin embargo, esta postura parte de una premisa bastante errónea.

Conectar con una plataforma de Email Transaccional puede ser tan sencillo como cambiar de los servidores propios a los de una plataforma especializada. Acción que no involucra ningun tipo de mudanza de información. 

Para asegurar un cambio sin sobresaltos, la nueva compañía debe comprometerse a diseñar un plan de trabajo personalizado que responda a las necesidades de cada cliente.

Por ejemplo, desde Doppler Relay asesoramos a los clientes para que completen el proceso en poco tiempo y con los mínimos trastornos. 

Las claves y configuraciones son todavía más complejas, puesto que de ellas depende el éxito de las estrategias de marketing online. Lógicamente, realizar ese proceso por cuenta propia, sin tener el conocimiento adecuedo puede ocasionar un problema. Es por eso que la asistencia profesional de nuestro equipo toma mucha importancia.

La cuestión de la integración

Pero, si el suministrador de los servicios de correo transaccional es diferente al que me provee con otros servicios de marketing online, ¿podría producirse algún fallo en la integración de estas funciones?

No, simplemente has cambiado de proveedor en lo referente al email transaccional, el resto de servicios que hayas contratado siguen funcionando con normalidad.

Ello también implica -no te preocupes antes de tiempo- que los correos seguirán enviándose cuando los clientes realicen una determinada acción (compras, consultas, registros…).

Daño a la imagen

Un temor igualmente recurrente es el de pensar que nuestra actividad se verá paralizada durante cierto tiempo.

Así, muchos responsables de empresas temen que al solicitar un cambio de plataforma de email transaccional se produzca una interrupción relativamente prolongada del servicio.

Se trata de una duda lógica porque para un e-commerce, suspender el envío de email transaccional durante una semana puede producirle un daño económico significativo. Tampoco hay que temer por ello.

El traslado a un nuevo proveedor se realiza de manera gradual pero sin caer en ese temido periodo de transición. La actividad del negocio podrá mantenerse con normalidad, sin que el usuario deba distraer su atención de los asuntos del día a día.

Piensa que tu actual sistema de envío de correos será reemplazado por otro que se ha creado específicamente para responder a tus necesidades (y que funcionará a la perfección desde el primer momento). 

¿Cambiará el diseño de nuestros correos transaccionales?

La posibilidad de sufrir un breve periodo de inactividad puede afectar a la imagen de la empresa (aunque ya hemos comentado por qué no deberías temer a ese problema). Con todo, quizá no sea este el principal daño a la imagen de la compañía que inquieta a los usuarios.

Porque, ¿qué sucede con las plantillas y el resto de elementos personalizados que hemos introducido en los correos transaccionales? ¿Tendremos que volver a configurar estos envíos así como su contenido? ¿Agradará el nuevo diseño a los contactos consolidados?

Tal vez estemos corriendo demasiado. No, las plantillas no tienen por qué desaparecer con el cambio de proveedor de servicios de correo transaccional.

A lo sumo, la nueva plataforma puede darte más recursos para mejorar los resultados de tus envíos. En cualquier caso, son únicamente sugerencias para que inicies este etapa con mayores opciones de éxito.

Consecuentemente, tus clientes no arquearán las cejas al recibir los correos transaccionales tras el cambio de proveedor. Tu empresa se mantendrá fiel al estilo que tanto tiempo te ha costado imprimirle y tu lista de contactos seguirá reconociendo con facilidad tus emails transaccionales.

¿Y si nada mejora?

Este interrogante es poco más que una variante del conocido ¨más vale malo conocido que bueno por conocer¨. En absoluto. Por supuesto que hay que interesarse por mejorar el grado de éxito de cualquier estrategia comercial.

En el caso del email transaccional, hablamos de variables como las tasas de entrega, de apertura, de clicks.

Tal y como hemos comentado anteriormente, medir estos parámetros es fundamental para que construir una estrategia exitosa. Por eso, si observas que los datos no mejoran, ha llegado el momento de hacer cambios en el diseño de tus emails transaccionales.

Ahora bien si lo que no mejora es la entregabilidad de tus envíos transaccionales, eso sí es algo que no puedes controlar del todo y deberías pensar en cambiar tus servidores o plataforma de envío. 

Y ahora llega otro temor que provoca fríos sudores (bueno, quizá no tanto pero sigue siendo una cuestión importante). ¿Qué hago si los resultados siguen sin mejorar tras el cambio de plataforma de email transaccional?

No, no has cometido el peor error de tu vida. Si has procedido al cambio de proveedor de email transaccional debido a que las cifras que manejabas con la anterior plataforma no eran las que deseabas, es posible que haya que invertir algo más de tiempo para mejorar las métricas.

Una de las ventajas que encontrarás es que el nuevo proveedor de servicios de email transaccional te mostrará recursos diferentes para alcanzar tus objetivos.

¿Barato o rentable?

Por último, no podemos sino hacer referencia a la cuestión del precio. Más de un lector se preguntará si, con tantas ventajas, no tendrá que asumir también mayores costes operativos.

Este enfoque no es exacto porque lo que conviene medir es la rentabilidad, esto es, en qué medida el cambio de proveedor de email transaccional ha mejorado nuestro balance.

Si nos limitamos a comparar el precio, podemos estar situando en el mismo plano a un servicio barato que no aporta mucho a nuestro negocio y a uno algo más costoso pero que sí mejora las métricas clave. 

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.