Descubre cómo el Email Transaccional cambiará tu negocio

En un post anterior, abordamos en profundidad las posibilidades del Email transaccional para dinamizar tu negocio.

El razonamiento básico, desde luego, no podría ser más directo: ¿por qué dejar de utilizar un canal de comunicación con un grado de seguimiento tan elevado?

Recordemos que este mensaje se genera de manera automática cuando los usuarios merodean por las distintas secciones de tu web o completan una compra.

La mayoría de negocios se limitan a dar las gracias a los clientes -algo bastante educado, no diremos lo contrario- sin aprovechar ese privilegiado espacio para tratar de construir una relación más intensa.

¡Empieza a diferenciarte de ellos y a mejorar los resultados de tu empresa!

Una herramienta para generar confianza

Resumiendo brevemente el funcionamiento del Email transaccional, podría decirse que se trata de un mensaje o correo de corta extensión que un cliente recibe al completar una acción en una página web.

Usualmente, este correo sigue una estructura muy básica (aunque algunas empresas tienen más estilo que otras, reconozcámoslo) y no aporta más información de la estrictamente relacionada con la acción.

Desde el punto de vista del marketing online, el objetivo es aprovechar este espacio para mejorar nuestra posición como empresa sin que el cliente se sienta asfixiado. Como en las relaciones amorosas, la clave de una larga vida comercial en común es la confianza.

Sí, esto puede parecer muy poético y muy poco concreto. Lo que queremos hacerte ver es que si eres capaz de utilizar ese espacio para aportar algo de valor al cliente y comprender que lo conoces, estarás más cerca de conseguir otra venta.

El usuario que ha completado una transacción está más predispuesto que cualquier otro a volver a realizar una compra de ese tipo en el futuro.

Esto no siempre es así (hay clientes ocasionales, imposibles de fidelizar pese a nuestros encantos) pero debemos trabajar con la idea de que sí. En consecuencia, hay que crear un marco totalmente personalizado en lo que se refiere a nuestra comunicación con él para que se sienta correspondido y confíe en nosotros.

La creación de confianza: personalización de contenidos

Un primer paso para edificar una relación a largo plazo (o, al menos, para intentarlo) es personalizar al máximo todo lo que mostramos a ese cliente tan particular.

¿Visita alguna sección en concreto de manera más reiterada? ¿Ha solicitado información en algún momento sobre un determinado servicio? ¿Ha realizado más de una compra de un producto en concreto?

Con sistemas de captación de datos efectivos (en este mundo, un buen software lo es todo) es posible reunir toda esta información y utilizarla de manera provechosa.

Una vez la hemos recogido, procederemos a incluir detalles en los correos transaccionales que estén en línea con dichos datos. Sería tanto como decirle al cliente, “sí, te conocemos y nos preocupamos por tus intereses”.

Conoce en profundidad a tu cliente

El cliente es la razón de ser de tu negocio, el centro de todas tus decisiones como responsable de una web y el juez absoluto que confirma el éxito o el fracaso de tus iniciativas.

Debes preocuparte por conocerlo y no esperar a que él mismo te informe de todo lo que le interesa. Algunos usuarios sí se ponen en contacto con las plataformas en las que compran para pedirles más información sobre un producto o un servicio que desean adquirir.

También es posible que te detallen su caso particular para que les des tu opinión profesional (qué bonito sería que lo hicieran todos, ¿no crees?). No obstante, la gran mayoría del tráfico que recibe tu web no te da demasiadas pistas.

¿Cómo puedes utilizar el Email transaccional para conseguir más información sobre los usuarios? Hasta ahora hemos visto cómo puedes explotar este recurso una vez que has recabado los datos pertinentes.

Sin embargo, también puedes servirte de él para conseguirlos si sigues ciertas pautas en las que la sutileza y la capacidad de seducción son las claves indiscutibles.

Piensa que vas a invitar a un cliente a que te diga más sobre él a través de un canal que todavía sigue siendo poco habitual. Debes jugar tus cartas de una manera mucho más efectiva que en otras vías de comunicación.

“Te conocemos pero te conoceríamos más si…”

El cliente debe sentirse valorado incluso cuando todavía no ha adquirido nada de nuestra web. Una estrategia de marketing online a largo plazo se fundamente sobre la base de convencer al cliente de que no va a encontrar una empresa que le proporcione ese servicio en cuestión de mejor manera que nosotros.

Así, aprovecha el espacio del correo transaccional para coquetear con él indirectamente. Muestra algunos de tus productos o servicios e invítale con suma amabilidad a que te indique qué es lo que le interesa o estaría interesado en adquirir.

Hazle saber que haremos todo lo posible para complacerle y que si no ha encontrado lo que buscaba es porque no nos había preguntado con anterioridad.

Ya sabemos que le interesan nuestras líneas de productos en general (salvo que visite nuestra web por accidente, lo cual puede ser una casualidad formidable si sabemos explotarlo), ahora queremos conocer qué servicios concretos podría contratar.

No es el momento de destacar precios o demasiadas características de nuestro trabajo, al menos en un primer contacto. Buscamos recopilar información que nos resulte muy valiosa con vistas a hacerle llegar, ahora sí, promociones, ofertas o detalles de nuestros servicios.

Invitarle a contestar un sencillo formulario, a responder el mensaje o a suscribirse a nuestro Newsletter son las posibilidades más habituales.

Este interés por nuestra parte -sin llegar a ser invasivo- nos fortalece como marca que se preocupa por sus clientes. Los datos obtenidos fortalecerán nuestras campañas de marketing online.

Un mensaje directo, potente y económico

No puede negarse que las campañas de publicidad pueden suponer costes más o menos considerables que las empresas más modestas no desean (o no pueden) asumir.

El Email transaccional rompe esta vinculación al ofrecer un canal de comunicación alternativo y de muy bajo coste. De hecho, una vez se han concretado los mensajes con un sistema de reenvío automático tras la recopilación de datos, los correos seguirán enviándose sin ocuparnos más tiempo ni requerir más costosas inversiones.

Aliviaremos nuestra carga de trabajo (¡Gracias!), reduciremos los costes de nuestras campañas de marketing y, por último pero no menos importante, estaremos creando una imagen de marca mejor valorada por el mercado.

Para que este idílico panorama se materialice, hay que depurar al máximo nuestra gestión del Email transaccional. No vale cualquier mensaje ni cualquier estilo, el cliente solo se sentirá atraído por aquellos correos que combinen un buen diseño con un contenido interesante.

Tal y como destacamos en otro post, el mensaje ha de presentar una serie de rasgos identificativos que dejen muy claro que pertenece a nuestra empresa. La utilización de tipografías, colores o expresiones que sean fácilmente vinculables a nuestro producto nos aportará seriedad y profesionalidad.

Piensa que, de acuerdo con algunos estudios internacionales, el grado de apertura de estos correos ronda el 75%. ¿Qué otro canal te va a permitir captar la atención de una parte tan amplia de tus visitas?

El ahorro en todos los recursos

Lo hemos mencionado de pasada y no podemos dejar de destacarlo. Las campañas de marketing online requieren de una atención casi permanente (en ocasiones, absorbente) por parte de las empresas.

Salta a la vista que los negocios más pequeños pueden encontrar importantes dificultades a la hora de llevar a cabo este tipo de prácticas, por lo demás, vitales para su éxito comercial.

El Email transaccional reduce los tiempos y los costes pero, curiosamente, amplía el alcance de los mensajes corporativos. Con un proveedor de su plena confianza y que realmente conozca las potencialidades de este recurso, la conversión de las visitas en ventas se elevará exponencialmente. No así los costes.

Una mejora más allá de la imagen

Desde luego, la construcción de una imagen de marca potente y prestigiosa es una tarea ardua.

El Email transaccional nos ayudará mucho en ese sentido pero también nos servirá para mejorar en otros apartados. Con los comentarios de los clientes, dispondremos de más información para modificar el funcionamiento de nuestra web y hacerla más atractiva para ellos.

Sin grandes estudios de mercado y sin tener que esperar mucho tiempo, podremos acometer los cambios con la tranquilidad de estar respondiendo a los deseos de nuestros consumidores.

Una apuesta sobre seguro que arranca con algo tan simple como un correo de confirmación. ¿Necesitas más motivos para empezar a utilizar el Email Transaccional en tu negocio?

Doppler Relay Servicio de Email Transaccional

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.