Cómo mejorar el diseño de tus Emails Transaccionales

Como ya hemos comentado anteriormente, los emails transaccionales son aquellos correos automáticos que recibirán tus clientes como consecuencia de alguna acción en tu web, aplicación u eCommerce.

Por ejemplo, un email que se envía cuando se necesita restablecer una contraseña, aquellos correos que puedes enviar para intentar recuperar algún abandono del carrito de la compra, el envío de una factura mensual, etcétera.

Estos correos transaccionales son una gran oportunidad, puesto que son emails que esperan recibir y que van a abrir. Como tendrás su atención, podrás aprovechar la situación para añadir información que convenza a tu usuario para que finalice una compra, para que se registre a un newsletter o para que contrate un plan mejor.

Es por este motivo por el cual deberías de poner una especial atención en el diseño cada email transaccional que tengas previsto enviar.

Un buen diseño, una maquetación armónica, una buena elección de los colores y unas atractivas llamadas a la acción (o call to action) serán algunos de los elementos indispensables para que estos correos sean lo más efectivos posible.

A continuación te propongo tres consejos de diseño de tus emails transaccionales que te ayudarán a sacar el máximo provecho a esta gran oportunidad que se te presenta cuando tus usuarios están esperando que les envíes un correo.

Utiliza el contenido en tu favor

Los emails transaccionales son una excelente oportunidad de comunicación con tus clientes fuera de los canales comunes como son los newsleters e emails publicitarios.

Incluir un contenido adicional adecuado en el email transaccional puede ayudar a mejorar tu embudo de conversión.

Además, en muchas de las ocasiones, tus usuarios ya estarán en algún punto de tu funnel de conversión cuando les envíes estos correos, por eso lo único que tendrás que hacer es darles un pequeño empujoncito en la dirección adecuada para conseguir convertirlos en compradores de tus productos.

En cuanto a la estructuración del contenido hay que tener en mente que lo más importante y lo primero que tiene que ver tu cliente es la información que espera, por eso:

Comienza con la información relevante para tus clientes

Estos correos se van a enviar cuando el usuario haga una acción específica, es por ello que deberán saber leyendo el asunto del email y la parte superior del correo aquellos datos que necesitan saber y están esperando recibir.

Aprovecha al máximo el contenido

Que utilices los espacios más relevantes para introducir en ellos la información que le interesa a tus usuarios no significa que no puedas aprovechar el resto del email para agregar otra información que creas que les puede resultar útil y relevante.

En este momento, habrás conseguido algo bastante complicado: tener la atención de tus clientes, ¡así que aprovéchalo!

Por ejemplo, si el email que envías es uno de confirmación de correo electrónico para un nuevo usuario, puedes incluir en tu diseño un call to action que le lleve a la página “Sobre nosotros” o le podría llevar a algún artículo de tu blog que sirva para que conozca más sobre tu marca y sea una buena presentación de bienvenida.

Otro ejemplo podría ser: en el email de confirmación de un pedido, puedes intentar realizar una venta cruzada añadiendo productos similares que le puedan gustar o interesar o aquellos que sean comprados conjuntamente.

Hazlo breve, claro e intuitivo

La realidad es que la gente no lee los correos electrónicos. Echan un vistazo rápido en busca de la información que les hace falta o les resulta útil y, una vez que la consiguen, dejan de leer y comienzan a hacer otra cosa.

Además de hacerlo breve, utiliza el diseño para que sepan enseguida lo que tienen que hacer, por eso tu llamada a la acción debe ser llamativa y clara. Usa los elementos de diseño más intuitivos como cajas con colores que inciten a la acción o alguna flecha.

En aquel contenido que sea suplementario utiliza tipografías más pequeñas, párrafos cortos o listados con bullets para que llamen más la atención.

Invierte en conseguir un buen diseño

Los emails transaccionales pueden ser muy originales y atractivos, un gran diseño que atrape al lector con el simple envío de una factura conseguirá atraer la atención y destacar tu marca.

A continuación encuentra una serie de buenas prácticas que darán ese toque que logrará que tus emails capten la atención de tus clientes:

Juega con la psicología del color

Cuando utilizas los colores la finalidad no es solo que queden bonitos. Los colores son poderosos y pueden aumentar conversiones considerablemente, por eso utilízalos con coherencia y de acuerdo con tus colores corporativos y, en las llamadas a la acción, usa aquellos que inciten al movimiento, como un naranja o un rojo.

Utiliza las imágenes sabiamente

No uses demasiadas imágenes en tu diseño porque tu contenido podría perderse, pueden añadir eso que le falta a tu email, pero úsalas con cuidado. Por ejemplo, si añades una imagen de cabecera que sea la de tu logotipo.

Antes de añadir fotos trata de contextualizar con un párrafo inicial para que los lectores sean capaces situarse rápidamente. Si las imágenes tienen que ser el centro del email procura simplificar el resto del correo y maquétalo dando prioridad a las fotografías.

Juega con los espacios en blanco

Las zonas en blanco ayudan a dividir visualmente los espacios, haciendo que sea mucho más legible y dando coherencia y armonía al diseño de tu email transaccional. También pueden enfatizar ciertas áreas que consideres como más importantes.

Los espacios en blanco deberán lograr un email limpio, legible y cómodo de leer, que resalte las zonas clave y que ayude en la lectura.

Mantén tu imagen de marca

Aunque sea el recordatorio de una contraseña o el envío de una factura y, en general, cualquier tipo de comunicación por email, debe ajustarse a tu identidad de marca, es decir, tiene que ser fácilmente identificable que es tu empresa la que envía el correo.

Para ello utiliza tus colores corporativos, tu logotipo y tus tipografías. También ten en cuenta que tu identidad de marca también se extiende más allá, el tono utilizado y la personalidad de la marca también tienen que estar presentes.

Se cuidadoso con la disposición de cada uno de los elementos

Como ya te habrás dado cuenta será tan importante el contenido de tus emails como el diseño de una buena disposición en el espacio disponible. Será tan importante tu forma de presentar la información que la del contenido mismo.

Ten en cuenta el ancho

Si haces un email transaccional demasiado ancho no funcionará. Si obligas a que tus lectores tengan que desplazar la pantalla hacia la izquierda y la derecha para leer lo más probable es que se den por vencidos y eliminen tu correo.

Utiliza un ancho de 600 píxeles para asegurarte que entrará todo el contenido en una pantalla y evitar así los incómodos desplazamientos horizontales.

Añade columnas con precaución

Con un ancho disponible de 600 píxeles, hacer más de 2 o 3 columnas va a provocar una sensación de hacinamiento. Aunque estés tentado de dividir el contenido en muchas columnas no lo hagas.

Construye una jerarquía

No hagas grandes bloques de texto que abrumen a los usuarios que reciban tu email, lo más probable es que les recuerde a un libro de texto y lo último que quieres es que relacionen tu email con una tarea o un trabajo.

Por ello, utiliza jerarquías en el texto añadiendo títulos, subtítulos, párrafos cortos y asequibles, comillas, negritas y todos aquellos recursos que hagan que la lectura sea cómoda, rápida y que resalte las partes más relevantes.

Acuérdate de los dispositivos móviles

Tus emails transaccionales deben de verse correctamente en dispositivos móviles, no solo en ordenares de sobremesa o portátiles.

Muchos de tus usuarios consultarán los correos desde sus smartphones, si no tienes adaptado el contenido lo único que verán será una maraña de imágenes y textos poco legibles.

Piensa en el responsive al hacer el diseño de tu email transaccional, la experiencia tiene que ser buena y agradable para tus clientes utilicen el dispositivo que utilicen.

Aplica estos consejos para mejorar tus emails transaccionales y generar experiencias positivas en tus clientes y potenciales clientes que mejoren tu imagen de marca y te ayuden a generar más ventas.

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.